¿Te ayudamos? 900 49 47 47

La aventura de la emprendeduría

| Redacción de

Crear comentario

Por Miquel Bonet

Profesor, abogado, autor de ¡Búscate la vida!

Hay que emprender para sobrevivir, y para ello, debemos a reinventarnos y generar una casta de nuevos emprendedores con valores, imaginación, actitud y compromiso

Fue a finales de los 60, los Beatles ya triunfaban, acababa de descubrir On the road, que Kerouac había escrito 15 años antes y yo trabajaba en mi pequeña ciudad natal, cuando viví “mi” primera crisis, que nos llegó, al pequeño taller de mecánica textil, que me tenía empleado junto a otros 9 trabajadores, el “jefe” lo tuvo claro y nos enseñó una cajita de bombones suizos, metidos uno por uno, dentro de una bandejita de plástico, aquello encendió la chispa y acabamos “fabricando” y copiando, una máquina de moldeo por vacío de termoplásticos, basándonos en un modelo alemán, y así se “reinventó” el negocio, focalizado sobre un “nuevo material” que ha revolucionado el envasado moderno.

Claro que de eso, hace más de 40 años, pero fue mi primera experiencia sobre la auténtica emprendeduría, que sostiene toda la actividad económica, descubrir que emprender no es jugar al reto, sino que es una actitud de vida, a eso le llaman ahora, “reinventarse” y el objetivo, fue la supervivencia, desde entonces, las formas han cambiado poco, aunque mucha gente, haya olvidado en los últimos años, lo que significa buscarse la vida, desde que un día perdimos el realismo y nos levantamos del suelo, para buscar la fantasía del llamado “estado del bienestar, obviando que alguien tendría que pagar por todo ello y aún no hemos tocado tierra, aunque algunos políticos, con poder y sin responsabilidad, nos vendieran la mentira del endeudamiento público.

Vivimos tiempos líquidos, como dice mi admirado Zigmun Bauman, y todo se diluye, hasta los sueños, y en este estado de ambigüedad e incerteza , se perdieron en el camino algunos de los valores, que hacen fuerte y sólida a una sociedad y encima, con el agravante de la demagogia, que han gastado financieros y políticos, condenando al país a vagar por el desierto del corto plazo, que les garantiza su poltrona; a cambio de dejarnos hasta 60.000 leyes, para justificar sus legislaturas de cuatro años, justo para garantizar calentar sus culos “señoríos”, acudiendo a asambleas con voz pero sin el voto, que han vendido previamente al partido que compró su propia libertad.

Ya sólo nos quedan los empresarios y la buena gente, aquellos que están reaccionado indignados por las consecuencias que han llevado al país al mayor índice de desocupación de la democracia-por decirlo de alguna manera- pues la democracia es otra cosa, aquí la libertad individual, no termina en la del vecino, sino que sigue hasta maniatar valores, conciencia e iniciativa, ignorando el talento, anulando la meritocracia y robando el alma del pueblo, que es la cultura.

Tener una sanidad de lujo, no equivale a ser eficiente, porque, nada funciona de verdad si no es sostenible, premiar la mediocridad en la educación, mantener currículums de carrera, sin focalizarlos en la economía de mercado, becando a tanta gente que no lo merece ni lo necesita, sólo ha generado quitar otros recursos en i+D y que los buenos universitarios emigren y lleven a otros países, los frutos de una educación que hemos pagado entre todos.

Y mientras, tenemos más de un 50% de jóvenes parados, de los que un 80% no sabe inglés, que no saben interpretar lo poco que han leído, desubicados y que son una carga social y familiar; tampoco se salva la justicia y no sólo por los escándalos de su politización, sino porque no se ha reformado para que sea justa, ágil y eficaz, no se hace un juez sólo con la oposición, se han construido nuevos juzgados, pero sin mejorar el método y los procedimientos se eternizan, siendo latente la inseguridad; el cumplimiento de la ley, en una sociedad civilizada, debe ser una convicción, uno no debe robar porque cree que es malo, no porque pueda ir a la cárcel, aunque aquí ya se sabe que hay bula para los que roban mucho.

¿Es que los empresarios, van a salvarnos? no lo sé, pero seguro que pueden hacerlo mucho más que los políticos, porqué el espíritu emprendedor, que yo sepa, es el único que hace prosperar un país, las crisis hasta son buenas, significan también oportunidad, sino existieran las crisis, aún seríamos bacterias, son un paso intermedio entre dos estados de bonanza, hay que aprender de ellas, pues la incertidumbre es lo que genera el cambio, en el fondo salimos del estado de comodidad, cuando no tenemos más remedio.

Llevo casi 30 años, intentando compartir lo que he aprendido, a través de la docencia, que he alternado con mi trabajo como profesional libre y como ejecutivo, contribuyendo a través de cursos, seminarios, talleres-prácticos-, trainings etc., a la formación de muchos líderes y empresarios y puedo asegurar, que no existe una sola forma de dirigir, las teorías están bien, como las frases bonitas, todas presocráticas pero no hay un manual de competencias compartidas para ser líder, es bueno, cuando hace que funcionen las cosa, pues cada proyecto, cada tipo de gente, sector o país, requiere líderes bien distintos y a menudo, no se parecen unos a otros, aunque esto sí, hay un valor que comparten todos ellos, su obstinación, no se trata de ganar sino crear, prosperar y hacer funcionar algo.

Unos saben más, otros menos, unos van por jerarquía, otros por convencimiento y los “listos” dejan fluir el talento de otros, pero cuenta el resultado final, la gran verdad es que no se hace un líder a golpe de “máster” y por desgracia, la gente que ha tenido el poder en los últimos años, tiene muy poco de líder, ni siquiera de burócrata, porqué éstos al menos siguen el método, estamos rodeados de gente mediocre que se ha encontrado con un “filón económico” y lo ha gastado, igual que si le damos a un niño de 7 años, un billete de 50 euros, lo probable es que vaya al kiosko de la esquina y traiga un saco de “chuches”, así han tratado al país, esta gente.

Aprendí algo hace tiempo y lo predico a menudo, tratando de enseñar a la gente a buscarse la vida, en mis giras anuales por muchas universidades-justificando mi libro ¡Búscate la vida!. He contrastado que la mayoría de mis alumnos, hasta hace poco, querían ser opositores, los emprendedores apenas llegaban al 10 %, pero lo más interesante es que una cuarta parte no sabe lo que quiere, eso es normal en los jóvenes, con un sistema educacional que no acompaña, sino que transmite conocimientos, lo que les digo es que: sino sabes lo que quieres, al menos tienes la obligación de saber lo que no quieres y ésta es la lección que debemos aprender de esta crisis.

¿Qué nos ha llevado hasta aquí? y ¿Qué debemos hacer para salir? Pues primero, analizar por qué ha pasado y eso llevan 4 años contándolo mal y lo otro, hacer cosas distintas para salir yo me atrevo a proponer una fórmula, el IVA+C, o sea: imaginación, valores, actitud y compromiso, si la quieren, se la regalo.

No hay otro camino y para ello además de recortar y adelgazar el sistema, a costa del ciudadano, será inevitable, siempre y cuando se incluya entre ellos, a diputados, consejeros, asesores, diputaciones, concejales y más políticos, para rebajar peso y poder subir más ligeros hasta superar ésta cuesta, pero lo más importante, es que circule el dinero y la economía, hay que gastar, consumir y claro está invertir, para ello, olvidarse de la especulación en la bolsa, sin crear riqueza, ésta se genera la libre empresa, con microcréditos, con formación y reeducación, con responsabilidad por parte de los que tienen el poder.

Lo complicado es que haya arraigado tanto, en este estúpido paradigma del estado del bienestar, el concepto del papá estado, la subvención y la vida fácil y la realidad es que cuando a un padre de familia, cualquiera de sus hijos, le dice que quiere ser empresario, se eche las manos a la cabeza y después al bolsillo, para cerrarlo, porque ¿saben una cosa? al contrario que en otras culturas, basadas en premiar el esfuerzo, la individualidad ó el mérito, inspiradas en el calvinismo, como en el norte de Europa o USA, aquí, ser empresario es casi un demérito, si funciona, la envidia corroe más que la admiración y si va mal, en vez del apoyo por intentarlo, viene el reproche y la sabiduría popular del “ya lo decía yo”.

Puede que un empresario, sea un soñador, pero ¿existe algo más bonito que tener sueños?, es alguien que arriesga, que ve luz en la oscuridad, que confía en los demás y que por encima de todo está dispuesto a avanzar a pesar de todo, a hacer mucho con poco y tan osado como para bailar bajo la lluvia.

Seguro que vivimos un momento muy especial, único y cargado de oportunidades, porque el mundo se está despertando, los mercados emergentes, están ahora en Brasil, India, Sudamérica, incluso África está cambiando, la irrupción decisiva de las mujeres en los centros de poder, está aportando, esta visión global, la conciliación, la comunicación y mucho humanismo en la competitividad.

Habría que revisar los valores y eso se genera en las familias, que son las que hacen cambiar la sociedad y no al revés como tratan de justificar los teóricos, hay que pensar en valores, como el esfuerzo, la solidaridad, la autoridad, el respeto, la cultura, la comunicación y todo depende de los progenitores, si el padre lee, madruga, se cuida, mira cuando habla o cena sin televisión , los hijos hacen lo mismo, porque todos aprendemos imitando y eso crea hábitos, que a su vez forman un carácter y un sentido de vida, hoy los padres no “hablan” con sus hijos, la “telebasura” es la comunicación del hogar, la gente mira más el ”móvil” que a los ojos de su interlocutor, no hay espacio para pensar y ni siquiera se consume con cierto criterio.

Por último, hay que contar con la actitud y el compromiso, pues el talento, cada uno tiene suyo y sólo depende de que se desarrolle más o menos, aunque para ello, sólo falte la actitud y ahí tiene que ver el liderazgo funcionamos con estímulos y el que asume el rol de líder, además de inspirar debe provocar que la gente tenga confianza y haga cosas, todos somos dueños de nuestra actitud, sólo depende de querer vencer la pereza y encontrar una razón.
Sin compromiso, toda relación humana quiebra, porque venimos a la vida, con una misión trascendente, tratar de sr felices y para ello debemos buscarle el sentido de nuestra existencia los que podemos elegir deberíamos tratar de descubrir hacer cosas que nos gusten y tratar de que nos paguen por hacerlas, de esta forma, trabajar formaría parte del paradigma de la felicidad, si puedes trata de hacerlo, porque de otra forma, sólo tú te lo pierdes.

Ver todas las noticias de Formación profesional >

Comentarios (0)

Si haces clic se despliega un formulario

    Curso relacionado

    Educación para la salud en alimentación y el ejercicio físico (CON PRÁCTICAS)

     695 €
    Ver curso
    Semipresencial en A Coruña (A Coruña) Delena Formación

    Objetivos: "Con este curso aprenderás:objetivos y marco de actuación.nuevo modelo de seguridad alimentariaconsejos dietéticos y de actividad física" Requisitos: No tiene requisitos previos. A quién va dirigido: A todo tipo de personas, tanto pa...

También te puede interesar


Ver más cursos
Llamar gratis